Castro Candaz. Lugares mágicos para descubrir con niños

castro candaz
Foto: Xosema

Castro Candaz es uno de esos lugares mágicos que tenemos en Galicia y que pocas veces tendremos la oportunidad de visitar.

Castro Candaz son los restos de un poblado castreño y una fortaleza medieval. Están situados en la desembocadura del río Lama y el río Enviande (en el río Miño), exactamente en la parroquia de Pedrafita (Chantada) y es denominada la gran casa de Galicia.

 

La sequía que estamos teniendo durante estos meses hacen que los viejos muros del Castro emerjan desde lo más profundo de las aguas, pero solamente cuando el nivel está por debajo del 25%, se puede acceder a pie a través de la “pasarela”. Los arqueólogos que pudieron visitar la zona las raras ocasiones en las que queda completamente al descubierto constataron que ese acceso debió estar protegido en su día por plataformas construidas en tres niveles distintos.

El Castro tiene la entrada por el poniente ya que es el único lugar libre que dejan las aguas. Tras este lugar de acceso, nos encontramos tres mesetas cuya disposición cumplían una función a modo de defensa natural de posibles ataques invasores. En el resto de los puntos cardinales del castro y debido a la forma cónica rodeado de agua hacían de este poblado un lugar inexpugnable. Hecho que se reafirma con los restos de murallas aparecidos de hasta 2.10 metros de altura.

A comienzos de siglo, aun se conservaban dos paredes de un antiguo castillo de la época medieval. De estos restos poco queda tras el abandono y el paso de las aguas.

Historia

El Castro Candaz fue fundado por el cónsul romano Lucio Cambero, destinado en Lugo y vinculado familiarmente a los “montañeses de Galicia”, que lucharía junto con la tribu de los aunonenses frente a dos legiones romandas enviadas por el emperador Trajano. Tras la derrota Lucio Cambero se retiraría al castro.

Durante la segunda oleada de invasiones normandas, estos sobrepasaron el Monte Faro y llegaron hasta Chantada. Tras arrasar con la villa, los viquingos siguieron avanzando y lo nobles se refugiaron en el Castro, custodiado por la familia de los Eriz, dónde recibieron la ayuda de las tropas del rey Ramiro I de Asturias.

Durante la edad media, posiblemente el castro estuvo cinculado a algún tipo de puerto que atravesaba el río Miño por este lado.

La fortaleza fue destruida en gran parte durante la guerra irmandiña. Poco después fue reconstruida por la familia Taboada, que en 1474 escriben una carta al obispo de Lugo pidiendo permiso para construir en  el Castro Candaz una hermita para poder asistir a la misa sin afectar a la fortificación.

Actualmente, la zona fue modificada para construir viñedos, modificando así la arquitectura de la zona.

Como llegar

El acceso es de nivel medio. Con un poco de suerte, podréis estacionar el coche en una zona baja de viñedos. Los caminos son muy estrechos por lo que debéis tomar muchísima precaución.

Hay varias señalizaciones que indican como acceder.

Una vez allí simplemente tendréis que continuar a pie el camino hasta llegar al famoso Castro. No es un camino habilitado para movilidad reducida y sillas o carritos de bebé.

Es un lugar ideal para que los niñ@s conozcan un poco más la historia de nuestra comunidad y que disfruten de un entorno maravilloso.

Fotos: Xosema, Fran Eirin, Concello de Chantada, fotos propias

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.