Gofres caseros. Una receta tradicional para chuparse los dedos

gofres caseros

Todos sabemos que el mayor negocio de la historia de Vigo es y seguirá siendo el establecimiento de gofres de la calle Príncipe. Lo que está claro es que forma parte de la tradición de nuestra ciudad y creo que se tendría que incluir en el callejero de gastronomía, aunque he de decir que yo no puedo ni con medio gofre.

Fuera bromas, los gofres caseros son uno de esos postres que llevan años siendo populares con diferentes formas de acompañamiento.

Los gofres belgas son similares a los gofres clásicos, excepto que tienen unos huequecillos más profundos debido a que se fabrican en una gofrera especial que se puede comprar en cualquier establecimiento que venda electrodomésticos pequeños o por internet. Aunque si podéis comprarlo directamente en una tienda pues mejor que mejor.

El gofre, gaufre en francés, waffle, wafol o wafle, es una especie de torta crujiente en su exterior, que se cocina entre planchas calientes. Su característica forma en cuadrícula viene precisamente de las planchas tradicionales, originariamente de hierro fundido, con las que se prepara. En Bélgica existen varios tipo de gofres, los llamados belgas de forma genérica y los gofres de Lieja, Liège waffle, propios de esa ciudad.

Si lo que queremos saber es cuál es el verdadero, la respuesta es todos, cada gofre es el auténtico en su zona de origen. El más conocido y comercializado tanto dentro como fuera de sus fronteras es el gofre de Lièja.

Ingredientes para Gofres caseros
  1. 250 gr. harina de fuerza.
  2. 90 ml. leche entera.
  3. 25 gr. levadura fresca de panadería.
  4. 2 huevos medianos.
  5. Una pizca de sal.
  6. ½ cdita. esencia de vainilla.
  7. 125 gr. mantequilla a temperatura ambiente.
  8. 150 gr. azúcar perlado.

 

Preparación de gofres belgas

  1. Primeramente debemos calentar la lecha y disolver la levadura fresca. Ojo! que la leche tiene que estar tíbia ya que el exceso de calor mataría la levadura.
  2. En un bol grande incorporamos la harina y la pizca de sal sal sin dejar de mezclar. Haremos un hueco en la parte central donde añadimos la leche con levadura y los huevos. Comenzamos a integrar los ingredientes hasta que tengamos una masa homogénea.
  3. Es el momento de dejar fermentar la masa para que duplique su tamaño. Se recomienda tapar el bol con papel film durante unos 30 minutos en un lugar cálido. Podéis incluso encender el horno un par de minutos para que coja un pelín de temperatura y dejar el bol.
  4. Pasado este tiempo añadimos la mantequilla en trocitos y comenzamos a amasar hasta que se haya integrado en la masa. Agregamos el azúcar perlado (que podéis encontrar en Mercadona). Amasamos unos minutos más para que el azúcar se distribuya.
  5. Añadimos pequeñas porciones en la gofrera hasta que cubra bien el espacio sin pasarse.

 

Aquí os dejo un vídeo con una receta diferente en la elaboración para que podáis seguir perfectamente los pasos.

1 Comment

  1. Gracias por la receta
    Están buenísimos.
    Ahora sólo falta encontrar el chocolate lo más parecido al negocio que mejor huele de Vigo. 😋

Escribe una respuesta

Tu email no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.