Cacaos en polvo en el desayuno ¿Hay realmente alguno “sano”?

Los cacaos en polvo solubles forman parte de la vida cotidiana en los desayunos de muchos niños y adultos. Sin embargo, el famoso eslogan “energía para empezar el día” guarda un secreto a voces que quizás tengamos que tenerlo muy en cuenta a la hora de realizar una dieta para los más peques.

Si hablamos de cacaos en polvo, seguramente nos venga a la mente la eterna lucha entre Cola Cao o Nesquik, así que gracias al vídeo que me he encontrado de El Comidista y esta información que os describo a continuación, vamos a intentar comprender lo malo y si hay algo bueno de los cacaos en polvo, que lo que se dice cacao, mucho no es que lleven.

En concreto, el Cola Cao tiene 70 gramos de azúcar añadidos por cada 100 gramos de producto, mientras que el Nesquik tiene 75.  Además, la cantidad de cacao es ínfima, a pesar de que las marcas intenten vincular sus productos a la elaboración de este ingrediente principalmente.

Entonces, si desde pequeños hemos introducido este producto en la alimentación de nuestros hijos ¿como podemos hacer para frenarlo?

Cualquier paladar, por muy “torpe” que sea, sabrá diferenciar lo que realmente le gusta y el azúcar es un candidato perfecto para acaparar toda la atención de nuestro cuerpo, por eso es tan importante no incorporar productos con azúcares añadidos a la alimentación de los más pequeños, para que sus paladares conozcan “los sabores originales” y no produzcan rechazo.

La incorporación de cacao puro 100% o 70% para ir empezando poco a poco, es una buena alternativa a los cacaos más refinados y procesados.

Después de este rápido repaso, os dejo con este vídeo tan interesante que analiza las diferentes propiedades de los cacaos en polvo. Y recordar que la frase “un Cola Cao y a dormir” es de todo menos saludable ya que no sustitute una alimentación y básicamente es puro azúcar, antes de dormir.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.