Ojos rojos en la piscina. Ya no las verás de la misma manera.

Ojos rojos en la piscina

Alguna vez seguro que te ha pasado. Los ojos te escuecen y se te ponen rojos después de bañarte en la piscina.

Lo más lógico era echarle la culpa al cloro de agua, pero la realidad parece ser otra y es realmente asquerosa!!!

Tras un estudio realizado por el doctor Michael Beach, director adjunto del programa de Agua Saludable de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) en Estados Unidos, ha llegado a la conclusión de que el picor se debe a la unión del cloro, la orina y el sudor presentes en la piscina.

Cuando esto sucede, el cloro se convierte en un derivado del amoniaco llamado cloramina.

¿Qué son las cloraminas?

Las cloraminas son unos compuestos que se forman por una reacción química. Cuando el cloro libre se junta con las sustancias contaminantes de los propios bañistas (sudor, orina, vello, suciedad) surgen y aparecen las cloraminas. Así, podemos decir que el cloro es uno de los dos “ingredientes” que hacen falta para que se nos irriten los ojos y se pongan rojos.

Las cicloramas afectan a la mucosas, así que las partes del cuerpo que se pueden irritar son los ojos, la nariz, la faringe y las vías respiratorias. Además, estos agentes oxidantes se pueden transmitir en forma de gas. Cuando esto sucede encontramos el clásico olor a cloro en las piscinas.

Pero si queremos ir más allá, lo peor son las heces fecales. Las personas con diarrea pueden llegar a propagar Cryptosporidium. Un parásito que es resistente al cloro y principal causante de enfermedades transmitidas por el agua.

Lo único bueno de todo esto, es que está demostrado que es falso que exista un liquido azul que muestre cuándo una persona se orina en la piscina. Una leyenda urbana que lleva aterrando a millones de personas durante años.

Según los estudios, también afirman que es importante ducharse tras el baño en la piscina. De esta manera de podrás librar de esa “suciedad” que pueda tener el agua de la piscina.

Seguro que ahora todos entenderemos la razón por la cual nos obligan a ducharnos antes de entrar en una piscina. Un poquito de higiene no viene mal.

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.