Parque de los Colores. Mollet del Vallés con niños

parque de los colores

Este parque se encuentra en Mollet del Vallès: una población del área metropolitana de Barcelona de 52.000 habitantes, a 15 km de la capital.

La idea principal de este proyecto no se encuentra directamente en él, pero si en los temas que contiene; un edificio en suspensión, graffitis convertidos en arquitectura, los colores de la pintura que se convierten en lugares y espacios, y las conexiones inesperadas.

Es un parque que tiene muy en cuenta el contexto, muy relacionado con la historia de la ciudad y las zonas que conforman esta: ciudad industrial (marcada por paredes de ladrillo), ciudad agraria (zona boscosa del parque), ciudad con jóvenes (graffitis que cuelgan de grandes vigas), y ciudad a la orilla del río Besós (zona con fuentes).

El parque permite realizar gran variedad de actividades, dirigidas a todo público; y también los usos habituales de un parque.

Las temáticas

  • El Bosque – la lluvia – zona de Juegos
  • Graffitis
  • Anfiteatro – plaza – mirador
  • Paredes en el aire
  • El jardín – la vegetación del Vallés
  • El Besós
  • El paseo – zona de descanso – Petanca

El equipamiento

  • Los pavimentos

Son de diferentes colores y tipos, y remite a las procedencias, las hablas, las edades, las diferentes personas que pasean por el lugar: madera, cemento de colores, ladrillo árabe.

Los bancos son de formas onduladas, como las montañas de Montserrat, que se observan desde Mollet. Y las bases de los bancos, de hormigón, todas diferentes, tienen formas de animales: un cocodrilo, un dragón, un pez, un perro.

  • El agua

Hay chorros de agua, fuentes de azulejos celestes equipadas a su alrededor con bancos que cumplen una función de refugio refrescante. Si se mira a través del agua, la luz provoca un arco iris. Entre los chorros de agua, se destaca uno que tiene pintadas encima de las baldosas celestes unas letras: Enric Miralles y el de la ciudad, con la tipografía que usaba en los planos. La cerámica es obra de Toni Cumella.

  • La vegetación

El espacio de eucaliptos se percibe por su perfume y, desplazándose hacia arriba, se descubren grandes macetas con romero, lavanda y otras especies olorosas. Alzando la cabeza, se pueden observar estructuras de ladrillos que reproducen formas de barandillas y paredes de las antiguas edificaciones de los barrios. Estas estructuras ayudarán a formar una arboleda más espesa cuando crezcan los árboles.

  • Los grafitis

Se pueden observar grandes estructuras de cemento colgadas sobre columnas de tres patas, que se encuentran arriba conformando un nudo. Estos son un homenaje a los jóvenes artistas anónimos que dejan sus pintadas en la ciudad; Además de cumplir con la función de pérgola, que proyecta sombras interesantes.

  • Las luces

La iluminación del parque se caracteriza artefactos alargados que salen de la copa de la palmera, invitan a llegar a la rambla de la Unión. Llevan el nombre de Modelo Mollet, y tienen un proyector en uno de los lados del tubo de plástico que producen la sensación de luz al resto del tubo, a través de zig-zag, con un mínimo consumo.

Con los tubos suspendidos se dibuja un techo virtual sobre los paseos. De día, la iluminación revela sus cualidades estéticas y sus efectos de decoración. Por la noche, los visitantes pueden disfrutar de la policromía de los elementos arquitectónicos.

Fuente: Wikiarquitectura

Sé el primero en comentar

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.