Mirador de Arbo y Sendeiro de Pescadores

Mirador de Arbo

Nuestra ruta de hoy nos lleva al Concello de Arbo, a unos 50 kilómetros de Vigo y muy cerquita de Melgaço de la que os hablaba el verano pasado, haciendo mención a su piscina municipal para visitar con niños. En este lugar tan salvaje y cargado de tradición, podremos disfrutar de uno de los miradores más bonitos que tenemos en la provincia de Pontevedra.

Desde el Mirador de Arbo podemos disfrutar de las espectaculares vistas del cauce del río Miño, así como divisar la Playa fluvial de Sela y las denominadas “pesqueiras” o “pescos” sobre los márgenes del río. Las pesqueiras no son más que construcciones  por las cuales se disponían en calles estrellas para que las lampreas (especialmente) estuvieran obligadas a cruzarlas por lo que quedarían atrapadas en unas nasas cilíndricas llamadas “butróns”.

En las rocas aun se pueden observar las marcas pintadas y restos de algunas pesqueiras ya en desuso. De las más de 600 que existían anteriormente se conoce que pueden poco más de la mitad.

Desde el puente internacional que une España con Portugal, las vistas son aun más impresionantes y existe un tramo peatonal a ambos lados de la carretera.

 

El Sendeiro de Pescadores, incluido dentro de la Red Natura, consta de más de 10 kilómetros,  presentando un trazado paralelo al margen del Río Miño, utilizados por los pescadores para acceder a las Pesqueiras situadas en las orillas del río. Hay una ruta más pequeña y que se accede desde la playa fluvial con unos 850 metros de tramo y que termina en un punto ciego desde el que podemos observar alguna de las construcciones más antiguas.

Foto: Concello de Arbo

Para llegar a la ruta más larga, denominada “Ruta de las Pesqueiras”, cogemos la carretera que une Arbo con As Neves (PO-400) y cerca del kilómetro 14 a la altura de  Sela tomamos un desvío y nos adentramos en una zona de viviendas, donde a mano derecha podemos ver una antiguo aserradero y a 5oo metros de este,  siguiendo por el mismo margen nos encontramos con la antigua fábrica de cepillos, de la que todavía se conserva una torre de aproximadamente 20 metros que servía de chimenea. Ambas fábricas fueron para los vecinos de la Parroquia de Sela y de Arbo, una base de sustento durante años. Actualmente se encuentran en ruinas pero se conserva la estructura de lo que en sus tiempos fue una fabrica.

Sé el primero en comentar

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*