Castro Laboreiro. Un castillo medieval a 1033 metros de altitud.

castro laboreiro

Reconozco que desde hace un tiempo tenía muchas ganas de visitar la zona. Una zona en la que no hay nada, pero que ese nada lo es todo. Castro Laboreiro es uno de esos lugares llenos de encanto e historia. Una carretera serpenteante rodeando laderas de altas montañas graníticas os llevará hacia una pequeña aldea con unas preciosas vistas del Parque Nacional Peneda Gerês y con algunos lugares dignos de visitar.

En este artículo os mostramos los más conocidos para que vuestra ruta sea lo más completa posible. Ahhh! y no hagáis como yo y no os olvidéis la cámara en casa. grrrrrrrrrrrrrrrr 🙁

Debido a la lluvia hay lugares que no hemos podido disfrutar al 100%, pero si tenéis la oportunidad no dejéis de visitar la zona.

CASTILLO DE CASTRO LABOREIRO

El “Castelo de Castro Laboreiro”, também conocido como “Castelo de Castro Laboredo”, se localiza en União de Freguesias de Castro Laboreiro y Lamas de Mouro, ayuntamiento de Melgaço.

En posición dominante, aislado en lo alto de un monte a 1.033 metros sobre el nivel del mar y en terreno de difícil acceso, es un claro ejemplo de arquitectura militar. Actualmente quedan los restos de lo que en su momento había sido. No os esperéis un castillo de cuento, pero sí que merece la pena subir.

Presenta planta prácticamente ovalada, orientada por un eje norte-sur.

El conjunto, de arquitectura románica, presenta patrones góticos expresados ​​en la integración de cubos y pequeñas torre en los paños de la muralla de la alcazaba, y comprende dos núcleos:

• al norte, en un plano más elevado, el centro militar integrado por la torre de menaje en el centro de la plaza de armas y la cisterna. En sus muros se rasgaban dos puertas, la principal, al este, denominada como Puerta del Sol; y al norte, la Puerta de la Traición, también denominada como Puerta del Sapo, un estrecho postigo con apenas 0,60 metros de ancho.

• al sur, en un plano inferior, un recinto secundario, delimitado por un paño de murallas orientado en el sentido este-oeste. El acceso es hecho por un puente en arco pleno sobre pies firmes y rectos. Su principal función era la de recaudar ganado y bienes en caso de amenaza, lo que, según los estudiosos, es único en el país y denota la importancia de la actividad pecuaria en la región.

De acuerdo con los dibujos de Duarte de Armas, el castillo poseía en la época (1509) las murallas reforzadas por cinco torres cuadrangulares envolviendo la torre de menaje central, precedida por otra edificación y con cisterna más hacia el norte. Al sur se alzaba junto a la torre una edificación no identificada. En la planta señala sólo una puerta al sur; sin embargo en el dibujo lateral señaló dos, las mismas identificadas en la planta actual del castillo.

Existen dos accesos desde la aldea hasta el alto del castillo. Uno más sencillo que rodea el castillo y otro más vertical y un pelín más complicado. Ninguno está adaptado para movilidad reducida y en el caso de ir con niños os aconsejo el que rodea la montaña. Aunque si váis con niños de unos 6 años en adelante seguro que querrán aventurarse en la ruta más complicada ya que se sentirán unos verdaderos escaladores. Escojáis la ruta que escojáis no los perdáis de vista en ningún momento ya que cualquier tropiezo puede terminar mal.

 

CASCADAS DE CASTRO LABOREIRO

La zona está cargada de historia y puentes de la época romana, pero quizás el puente más conocido es el de Cavada Velha,​ también denominado ponte da Cava da Velha,​ es un puente romano situado sobre el río Castro Laboreiro, localizado en las proximidades de inverneira de Assureira, 3 km al sur de la villa.
La construcción del puente data probablemente del Siglo I. Alrededor del siglo XIII recibe nuevo enlosado​ y en 1986 es clasificado como Monumento Nacional de Portugal por el IGESPAR.

Se trata de un puente de caballete pronunciado (en forma de ‘V’ invertida), formando dos rampas, sobre la base de dos arcos de medio punto, con tamaños muy desiguales el más grande de 10,5 metros de luz y 7,5 metros de altura, y el más pequeño, 1,7 metros y 3,3 metros de altura. Los arcos se forman por duelas amortiguadas, y el suelo está compuesto por grandes losas de piedra de cantería. La bandeja es de aproximadamente 3 metros de ancho y un rango total superior a 20 metros. Para fortalecer el pilar y proteger de la fuerza del agua, tiene contrafuertes.

Foto: D Jorge

 

 

 

Sé el primero en comentar

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*