Castillo de Soutomaior con niños

castillo de soutomaior

La historia del castillo de Soutomaior se remonta al siglo XII, origen y centro de poder de uno de los linajes más significativas de la Galicia medieval, los Sotomayor.

Que haya pertenecido a la casa de Sotomayor hizo que desempeñara un papel importante en acontecimientos transcendentales en la historia de Galicia. Pedro Álvarez de Sotomayor, conocido como Pedro Madruga, fue el personaje más destacado de esta familia, con el que logró la mayor cota de poder y, en consecuencia, la renovación del castillo.

No es el clásico castillo inaccesible, construido sobre rocas de difícil escalada. Si bien, por los lados oeste y norte existen algunas rocas y pendientes, por el este y sur, el terreno es liso y se puede alcanzar fácilmente los muros defensivos.

Una de las características del Castillo de Soutomaior es la gran variedad de técnicas constructivas empleadas, lo que prueba las muchas reconstrucciones llevadas a cabo a medida que los tiempos fueron siendo mejores y según fuesen siendo necesarios los perfeccionamientos en las fortificaciones.
El cambio más destacado fue en el siglo XIX cuando el castillo pasa a manos del Marqués de la Vega de Armijo con la construcción neogótica de la “Galería de Damas”, éste lo transforma en una residencia de verano.

Del protagonismo ejercido durante las contiendas bélicas el castillo pasa a su segunda etapa, en la que cobra un carácter residencial y de administración del señorío. Durante la Edad Moderna seguirá siendo propiedad de la familia original pero poco a poco empieza el declive debido a sus disputas internas. A finales del siglo XVIII Benito Fernando Correa, tras largos pleitos, se queda definitivamente con el castillo, en el que efectúa algunos cambios, como la sustitución del escudo de armas de la puerta principal por el suyo propio.

En la tercera etapa el castillo de Soutomaior se convierte en estancia de verano de los marqueses de la Vega de Armijo, que, tras las obras de restauración, transforman la fría fortaleza en una acogedora casa residencial. De esta época son la capilla y los árboles del parque que aún hoy se conservan. Los herederos de los marqueses mantienen el interés por la fortaleza y llegan a construir un sanatorio en las inmediaciones, pero a principios del siglo XX pierden el castillo por motivos políticos. Éste sale a subasta en 1917, lo que lleva a su decadencia y abandono. Después de varias ventas y el deterioro de sus instalaciones, en 1982 lo adquiere la Diputación de Pontevedra. Hoy es afortunadamente un patrimonio público del cual podemos disfrutar en familia paseando por sus extensos jardines y visitando el interior del castillo.

Horario y tasas

Horario

  • Invierno (de octubre a abril):
    • De 10:00 a 19:00 h, de martes a domingo
  • Verano (de mayo a septiembre):
    • De 10:00 a 21:00 h, de lunes a domingo

Tarifas

  • Visitas:
    • Por persona: 2,00 €
    • Personas con discapacidad, desempleados y estudiantes: 1,00 €
    • Grupos de más de 10 personas: 1,00 € / persona
Fuente: Depo.es

Sé el primero en comentar

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*